Blog de TIC21900

Calentamiento global en México.

La amenaza del cambio climático no pertenece a un futuro posible, sino que ya forma parte de nuestro presente.

Países como México serán los más afectados por este fenómeno.

Los escenarios del cambio climático para México son alarmantes, sobre todo porque el país carece de los recursos para enfrentar y mitigar los impactos de este fenómeno, además de poseer una elevada vulnerabilidad social, económica y política.

Y es que un alto porcentaje de la población vive en zonas de riesgo, en viviendas precarias, en áreas con escasez de agua, en zonas con graves problemas de contaminación o depende de tierras de temporal; esta gente no cuenta con seguros, carece de suficiente alimento, de asistencia en salud y servicios.

Todo esto la hace sumamente vulnerable a los efectos del cambio climático

El Estudio de País, que el gobierno de México desarrolla con la participación de las principales instituciones de investigación en este tema, advierte sobre estos sombríos panoramas futuros:

·  Desaparición de Bosques

·  Los bosques de coníferas y encinos se verían afectados negativamente y los bosques tropicales lluviosos se verían favorecidos

·  Pérdida de cosechas

·  Las alteraciones que provoca el cambio del clima sobre la flora son especialmente graves en lo referente a la producción de alimentos, principalmente cuando la agricultura es de temporal. Por ejemplo, la superficie apta para el cultivo del maíz experimentará una reducción mayor al 50%, problema que se agravará con el crecimiento poblacional.

·  Crisis de agua

·  Una reducción del volumen de agua en cuencas demasiado explotadas puede convertirse en una catástrofe, principalmente en áreas densamente pobladas. Por ejemplo, la cuenca Lerma-Chapala-Santiago ha sufrido una disminución aproximada del 61% de su escurrimiento y del 99.7% en la reserva de agua, en cambio, el volumen de agua utilizado aumentó en 142%.

·  Efectos en ciudades

·  La vulnerabilidad de las ciudades originará una situación paradójica: por un lado, el desabasto de agua por la reducción de las precipitaciones y por la disminución en la recarga de los mantos acuíferos y, por otro lado, las inundaciones ocasionadas por precipitaciones extremas.

·  Invasión del mar

·  El aumento del nivel del mar debido al calentamiento global impactaría casi la mitad del litoral del Golfo de México. El estudio Vulnerabilidad del litoral a los efectos por ascenso del nivel del mar en las costas bajas del Golfo de México (Ortiz M.A. y Méndez A.P., Instituto de Geografía) estima que el 46.2% de la costa del Golfo de México, sobre todo del centro hacia el sur, "es susceptible al ascenso del nivel del mar". Así, la elevación del mar por el cambio climático no sólo alteraría radicalmente sistemas de gran productividad biológica como las lagunas costeras, sino que también provocaría un impacto irreversible sobre la rica biodiversidad de zonas de pantanos, como la Reserva de la Biosfera de Pantanos de Centla y el Área de Protección de Flora y Fauna de Laguna de Términos.

A pesar de que los escenarios planteados para México son devastadores, y de que lo más urgente es exigir de inmediato a las naciones desarrolladas que reduzcan sus cuantiosas emisiones de gases invernadero, el gobierno mexicano se ha plegado a la posición estadounidense, hasta ahora dominada por los intereses de las grandes transnacionales del petróleo.

En la práctica, el gobierno mexicano está favoreciendo la postura de las potencias industrializadas que evaden cualquier compromiso y permiten con ello el avance del cambio climático, con todas las consecuencias que esto significa para naciones como México.

Estadísticas sobre la emisión de GASES DE EFECTO INVERNADERO (GEI)

Emisión total de Dióxido de Carbono de 1950 a la fecha.

·  1. USA * 186.1 miles de millones de toneladas

·  2. UE 127.8

·  3. Rusia 68.4

·  4. China 57.6

·  5. Japón 31.2

·  6. Ucrania 21.7

·  7. India 15.5

·  8. Canadá 14.9

12. México 7.8

13. Australia* 7.6

*USA y Australia son los únicos países del mundo que no han firmado el Tratado de Kioto

Greenpeace considera que el gobierno mexicano debería:

·  Apremiar a los países desarrollados, los mayores responsables del cambio climático, para que comiencen a reducir sus emisiones de CO2 a la atmósfera

·  Que transfieran tecnología a las naciones en desarrollo para proyectos de eficiencia energética y de fuentes de energía renovables

·  México no debería aceptar proyectos de implementación conjunta que permitan a un país desarrollado reducir sus cuotas de emisiones mediante inversiones en eficiencia energética o en proyectos forestales en países menos desarrollados

·  Las reducciones se deben realizar dentro del territorio de los primeros y no posponer el avance de las energías renovables.

La revolución energética, es la única que puede salvar a México y a nuestro planeta.

La revolución energética.

Greenpeace y el EREC (Consejo Europeo para las Energías Renovables), proponen, para todo el mundo, La Revolución Energética, la cual consiste, básicamente, en sustituir las fuentes no renovables de energía (combustibles fósiles) por fuentes renovables de energía (eólicas, solares, geotérmicas, de biomasa, hidráulicas y oceánicas).

Esta revolución iniciaría en el año 2010 y para el 2050, tomando como base las estadísticas del 2005, conseguiría:

·  un 60% menos de emisión de gases de efecto invernadero

·  un 50% de reducción en el costo del uso de energía

¿qué tendría que hacer México para alcanzar las metas de la revolución energética?

·  1. Las edificaciones nuevas tendrían paneles solares fotovoltaicos como elementos decorativos en sus fachadas, para que fueran eléctricamente auto sostenibles

·  2. Las edificaciones antiguas serían modernizadas con los paneles mencionados y, además, se les equiparía con aislamiento térmico, ventanas aisladas y sistemas de ventilación de nueva generación. Con eso, reducirían en un 80% el consumo de energía eléctrica

·  3. Solamente los automóviles eléctricos podrían circular por el país. De esa manera, se eliminaría la emisión de Gases Efecto Invernadero en un 18%

·  4. El transporte de carga migraría de los tráileres al ferrocarril

·  5. Los sistemas industriales generadores de calor, serían alimentados por biomasa, biogás y geotermia, en lugar de combustibles fósiles

·  6. En el 2012, se prohibiría la fabricación e instalación de focos incandescentes, favoreciendo la instalación de alumbrado fluorescente. De esa manera, diariamente, México se ahorraría 11,986 Mega watts, equivalentes a la energía generada por las plantas hidroeléctricas de Angostura, Chico asen, Malpaso y Peñitas juntas

·  7. Para el 2050, los generadoras eólicos y solares podrían generar 140 giga watts, equivalentes a la producción de 100 plantas nucleares como la de Laguna Verde

·  8. México retiraría progresivamente los subsidios a los combustibles fósiles y plantas generadoras nucleares

·  9. México establecería objetivos de cumplimiento obligatorio en la implementación de las fuentes de energía renovables

·  10. Proveería beneficios definidos y estables a quienes invirtieran en renovables

·  11. Proveería accesos garantizados y prioritarios a los generadores que usen fuentes renovables

¿COMO PODRÍA MÉXICO FINANCIAR TODAS ESTAS INNOVACIONES?

Desde diciembre del 2010, en Copenhague, los miembros de la NGO Community, (Comunidad mundial de ONG y la ONU), difundieron, a nivel mundial el "TRATADO CLIMÁTICO DE COPPENHAGEN".

Este tratado está basado en la premisa de que todas las personas, naciones y culturas, tienen el derecho de sobrevivir, de desarrollar sostenibilidad y eliminar la pobreza.

Este tratado modifica e integra al Protocolo de Kioto

La visión compartida de este tratado, establece el diagrama del esfuerzo mundial requerido para abordar el cambio climático y, al mismo tiempo, alcanzar las metas del desarrollo sustentable.

Establece objetivos a largo plazo, compuestos por 4 grandes bloques:

·   Mitigación del cambio climático

·   Adaptación a los cambios necesarios

·   Desarrollo de la Tecnología necesaria

·   El financiamiento para concretar este cambio

El Copenhague propone que, para el 2020, la emisión mundial de CO2 no sea mayor a 36.1 giga toneladas, equivalente a la cifra de 1990 y, para el 2050, esa cifra debe bajar a 7.2 giga

toneladas, es decir, 80% debajo de 1990.

Este enorme cambio, debe ser financiado por las grandes potencias industriales, quienes han generado este problema que nos aqueja, y que, aportarán, cada una, $ 160 mil millones de dólares anualmente.

Este dinero estará destinado para:

·  Desarrollar la tecnología necesaria

·  Ayudar a los países en desarrollo a eliminar la pobreza

·  Ayudar a los países en desarrollo a mantener bajo su presupuesto de emisión de CO2.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: